Contáctenos:
Encuéntrenos

Norte  América

 

7551 Wiles Rd. Suite 203

Coral Springs, FL 33067
T +1 954 282 6337    

F +1 954 258 0056

E info@usaene.com

© 2018 Designed by Maria J. Ramirez

Mapa del Sitio

Latino América

 

Calle 82 No. 19A-14

Bogotá, Colombia

T +57 1 6210 211   

C +57 317 664 46 51

E info@usaene.com

Please reload

Recent Posts

26 millones de latinoamericanos no pueden leer este post ¿Cómo conectarlos a la red eléctrica?

En América Latina, aún hay 26 millones de personas que no tienen acceso a la energía eléctrica. Estas personas viven en zonas remotas o alejadas de las ciudades, o en áreas de difícil acceso, donde la red eléctrica no llega debido a los altos costos que se requiere para extenderla. Entonces estas comunidades usan querosene, velas o generadores que funcionan a diésel para iluminar sus viviendas y comercios, lo cual en muchos casos es perjudicial para la salud, para el planeta y el bolsillo del usuario (o del Estado, en caso de sistemas subsidiados).

 

 

Una alternativa cada vez más viable para ampliar el acceso a estas zonas son las mini-redes.

 

¿Qué es una mini red? Es un sistema eléctrico que genera electricidad a pequeña escala, (entre 10kW y 10MW), distribuida por redes a media y baja tensión. Una mini-red puede, por ejemplo, suministrar electricidad a un grupo de casas y pequeños comercios, proporcionando electricidad confiable y facilitando la incorporación de fuentes renovables de generación. También puede satisfacer demandas de sistemas productivos como sistemas de riesgo, molinos de grano, y refrigeración.

 

El principal desafío técnico de las mini-redes eléctricas es cómo controlar los sistemas de generación conectados a ellas, a fin de balancear oferta y demanda y garantizar la seguridad del suministro. Sin embargo, gracias a los avances tecnológicos en materia de comunicación y control, este desafío ha sido superado ya que cada vez hay mejores sistemas de control, mejores paneles solares y baterías más eficientes, en los casos de las mini redes que usan energía solar.

 

Las mini-redes pueden actuar aisladas (por ejemplo en caso de comunidades alejadas), o conectadas al sistema eléctrico central. Por ejemplo, en el mundo hay cientos de hospitales, universidades, instalaciones militares e industrias que han instalado sus propios sistemas de generación, obteniendo así una mejor confiabilidad que la disponible a través de la red eléctrica general preexistente.

 

Al mismo tiempo, las mini-redes son una forma de hacer viable la consecución de energía eléctrica en forma constante y confiable y a un costo accesible para la economía rural, en aquellos casos que la población está lejos de la red de distribución principal y en donde la densidad de la población es baja y no se justifica una inversión para extender la red de transmisión eléctrica.

 

El futuro de éstas tecnología de mini redes es muy alentadora.

 

De acuerdo a la Agencia Internacional de Energía, casi la mitad de la energía a instalarse en el futuro será en base a mini redes, lo que permitirá lograr que en el año 2030 podamos finalmente cerrar la brecha que mantienen hoy día los millones de latinoamericanos sin acceso a suministro eléctrico.

 

Las mini-redes que funcionan con energía solar, en especial las híbridas, (aquellas que cuando el sol se oculta por la noche, siguen funcionando con un generador diésel o con baterías), son una gran solución para este problema. Sin embargo, tenemos que ser más ágiles en su implementación.

 

Las principales dificultades que hemos enfrentado para su desarrollo en la región no han sido tecnológicas sino institucionales. Y en ese sentido necesitamos fortalecer las capacidades institucionales de los países, mejorar la regulación local, los estímulos al sector privado para invertir en ciertas zonas y países de la región, capacitar mano de obra local, y facilitar los servicios financieros para este tipo de inversión.

 

El Rol de los Gobiernos de la región

 

Los gobiernos latinoamericanos junto con las multilaterales como el BID pueden contribuir con esta expansión de mini-redes garantizando las inversiones, facilitando el acceso a la electricidad, educando a los potenciales usuarios y contribuyendo a la sostenibilidad de los proyectos a través de acuerdos “off-take”, organizando y agrupando villas o pueblos rurales, y de esa forma, aumentando el número de potenciales clientes, ofreciéndoles formación e incentivos.

 

Los gobiernos y organismos multilaterales, pueden contribuir desarrollando y aprobando la regulación necesaria para las mini-redes, así como identificando potenciales emplazamientos donde se pueden instalar y capacitando a las comunidades locales para que se conviertan en socios y no sólo en consumidores.

 

Por último, pero no menos importante, pueden coadyuvar a simplificar el proceso de desarrollo de la instalación de las mini-redes, acelerando la entrada al país de los equipos (en caso que sean importados), facilitando la rápida autorización de las obras, inspecciones, y todos los procedimientos que se requieren por parte de los gobiernos departamentales y estatales, es decir recortar el “redtape”, menguar la burocracia y mejorar la transparencia en los procedimientos.

 

Todo esto también abre las puertas a las empresas eléctricas, en especial aquellas empresas públicas que están hambrientas de negocios, por lo que representa una oportunidad única y esta es, entrar al mercado de mini-redes, con un gran número de clientes sin servir.

 

Latinoamérica tiene mucho por delante para poder alcanzar 100% de electrificación y las mini-redes pueden ser una de las alternativas viables y con alto impacto para que más personas tengan acceso a la electricidad, contribuyendo a reducir las brechas de bienestar, mejorando la productividad, mejorando el desarrollo general de los países latinoamericanos y Mejorando Vidas!

Tags:

Please reload

Follow Us
Please reload

Archive
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • LinkedIn Social Icon