Contáctenos:
Encuéntrenos

Norte  América

 

7551 Wiles Rd. Suite 203

Coral Springs, FL 33067
T +1 954 282 6337    

F +1 954 258 0056

E info@usaene.com

© 2018 Designed by Maria J. Ramirez

Mapa del Sitio

Latino América

 

Calle 82 No. 19A-14

Bogotá, Colombia

T +57 1 6210 211   

C +57 317 664 46 51

E info@usaene.com

Please reload

Recent Posts

14 DE FEBRERO, DÍA MUNDIAL DE LA ENERGÍA 2018

February 14, 2018

La comodidad de que disfrutamos en nuestra actual forma de vida es en gran parte gracias a la energía. La energía es un bien que nos libera del trabajo físico, que permite iluminarnos, calentarlos o desplazarnos.

 

 El 14 de febrero, además de festejar el Día de los Enamorados (San Valentín), también se celebra el Día Mundial de la Energía. 

 

El objetivo de este día es concienciar a la población acerca del uso racional y sostenible de la energía, actuar y reducir los problemas que acarrea utilizar inadecuadamente la energía, como es el caso del cambio climático. 

 

El sistema de desarrollo económico que impera en el mundo actual, con todas sus consecuencias buenas y malas, acaba reduciéndose desde un punto de vistas simplista, a un consumo desaforado y creciente de fuentes de energía.

 

UN POCO DE HISTORIA…

 

Hagamos un poco de historia. Desde siempre, el hombre ha buscado como cubrir sus necesidades energéticas básicas los recursos que su medio y su ingenio le proporcionaban.

 

En la Edad Media, y sin duda desde mucho antes, las necesidades de energía por parte de los seres humanos apenas se limitaban a la obtención de bienes de primera necesidad.

 

Se calcula que si el caballo de vapor, unidad de medida de la energía al iniciarse la Revolución Industrial, era la potencia de un caballo de tiro, hasta finales del siglo XVIII las necesidades humanas suponían de una potencia del orden de medio caballo: mas o menos la fuerza muscular de un ser humano.

 

En torno al 1800, las necesidades energéticas eran autosuficientes, el consumo se adaptaba a las estaciones, las necesidades térmicas se conseguía gracias al abrigo de pieles o lana y la construcción se adaptaba a la climatología.

 

Para calentar los hogares se utilizaba biomasa, normalmente de leña, que también servía para cocinar. 

 

El transporte procedía de los animales, mientras que los molinos de viento y agua se utilizaban para moler el grano o transportar el agua, a pesar que nuestras necesidades básicas son las mismas de hace 200 años.

 

 

LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

 

Los primeros autos propulsados a principios del siglo XX.

 

Si volvemos a la actualidad y analizamos los hábitos energéticos con los anteriores, encontramos que las diferencias son inmensas. ¿Qué ha cambiado entonces? La respuesta es sencilla, el punto de inflexión está en el descubrimiento de cómo poder usar el inmenso poder energético de los combustibles fósiles como el carbón y el petróleo. El inicio de la Revolución Industrial.

 

En la actualidad el promedio necesitamos los humanos para vivir es casi mil veces mayor que la Edad Media; y el los países más ricos, hasta diez mil.

 

Como ya hemos comentado en otros artículos el conjunto de combustibles fósiles emiten oxidos de carbono y de nitrógeno e hidrógeno, llamados gases de efecto invernadero, en concreto CO2, que están provocando un cambio en el clima (Cambio Climático) caracterizado por el aumento de temperaturas del planeta (Calentamiento Global).

 

Esto está teniendo importantes consecuencias; por un lado en las variables puramente climáticas: aumento de días cálidos y muy cálidos, cambios en el reparto de precipitaciones, calentamiento de las aguas de los océanos, disminución del número de nevadas disminución del número de días fríos o muy fríos… y que a su vez repercuten en los ecosistemas y en la sociedad.

 

EL FUTURO ESTÁ EN LAS ENERGÍAS RENOVABLES

 

 

Resulta indiscutible que la actual forma de desarrollo es insostenible. Pero ¿existe algún tipo de desarrollo sostenible? 

 

Se necesita con urgencia un nuevo modelo energético de consumo a través de, principalmente, fuentes de energía renovable, como la biomasa, solar, eólica, hidráulica, marina o geotérmica, representan un mundo radicalmente opuesto a los combustibles fósiles.

 

Salvo la biomasa, el resto de energías renovables pueden ser considerables como inagotables. Pero además son consideradas “energías limpias“, ya que no emiten CO2 asociadas a la producción de energía.

 

Tomado de www.concienciaeco.com

 

 

Tags:

Please reload

Follow Us
Please reload

Archive
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • LinkedIn Social Icon